30 de Junio de 2014 | Abrigos para pobladores de la Isla El Espinillo
JUCAL y el Club Náutico Rosario acercaron lo recolectado en la "Campaña del Abrigo", a las familias que viven en la Isla frente a la costa rosarina.

La fría mañana del 22 de junio se convirtió en el marco ideal para acercar abrigos a las 15 familias que viven en la Isla El Espinillo, ubicada frente a la costa norte de la ciudad de Rosario. Jóvenes argentinos descendientes de libaneses y socios del Club Náutico de Rosario, atravesaron las aguas del Río Paraná enarbolando las banderas libanesa y de la solidaridad.

 

Del 20 al 22 de junio, miembros de diez filiales JUCAL de todo el país, participaron del VI Encuentro Nacional de Formación en Rosario. La filial anfitriona organizó una visita a la Isla El Espinillo para que como en cada encuentro nacional, los referentes de la Comisión de Acción Social desarrollaran una actividad solidaria. Para esta oportunidad todo el país recibió bufandas, camperas, guantes, gorros, sweaters, pantalones durante la "Campaña del Abrigo" en sus instituciones y los trasladaron hasta Rosario para entregárselos a quienes más lo necesitaban.

 

Durante la visita, los jucales recorrieron la Isla guiados por sus pobladores, y de esa manera conocieron su idiosincracia. Los pobladores de ese territorio son nietos de inmigrantes españoles que allí construyeron sus casas, apenas llegados a Argentina. Hoy esos descendientes continúan habitando el lugar, algunos más cerca de la orilla que otras y con mayores riesgos de inundación ante la crecida del río, pero todas a más de tres metros de altura sobre postes de madera. Los pisos  de sus casas son de tierra y las paredes de machimbre y chapa. La mayoría de esas construcciones caseras no cuenta con sistema de energía eléctrica y sólo en algunos casos tienen generadores a combustible que alimentan aparatos refrigerantes para mantener su pesca hasta que son vendidos en la ciudad. Muchos de los niños y jóvenes ayudan a sus padres con la actividad pesquera, además de cumplir con las responsabilidades escolares.

 

Con los más chiquitos hubo momentos de mucha alegría a través de los juegos, los fallidos intentos por remontar barriletes con la bandera libanesa o armar el rompecabezas del logo del ENF 2014, pero nada resultaba para ellos un obstáculo al momento de divertirse. No faltó el tradicional partido de fútbol y las rondas de cacería en el juego "Lobo está?". Mientras tanto, las mujeres del lugar recibían mercaderías que uno de los vecinos había ido a buscar en su lancha hasta la costa rosarina. Los abrigos también fueron muy bien recibidos, poleras para mujeres, buzos para niños, guantes y camperas para los hombres, la variedad de donaciones provocó que todas las familias puedan guardar abrigos, pensando en una posible crecida del río que en anteriores oportunidades barrió sus pertenencias.

 

El éxito de esta actividad fue dada la predisposición a la ayuda social de los miembros de todas las ciudades donde existe una comunidad libanesa que trabaja en pos de la difusión de sus raíces, y a la colaboración desinteresada  de los amantes del río, tal como ellos se definene, que son los socios del Club Náutico Rosario, quienes dispusieron de sus embarcaciones para el traslado de los jucales y las donaciones.

 

VER FOTOS

JUCAL Nacional


Prensa Consejo Nacional de JUCAL